jueves, 8 de agosto de 2013

Los renglones torcidos de Dios

Enviado por Prosofagia | jueves, 8 de agosto de 2013 | Categoría: | 3 comentarios


Los renglones torcidos de Dios
de Torcuato Luca de Tena


¡Ssshhhhhhh! No leáis muy alto, que podéis ser escuchados. Eso es: tragad café y escupid bilis. Borradlo al acabar. Nunca se supo, pero podría saberse. Disimulad. Decid que os gusta, que lo entendéis. No. No hagáis preguntas. ¡Ja! Perdisteis. Sois tan juiciosos que os equivocáis, y no deseáis enteraros. ¿Osáis usar la mente? Desconfiad. Si os traiciona, será vuestro peor enemigo. ¿Qué me decís del corazón? Sí, sin duda alguna, pero donde no llega el entendimiento triunfa el condimento. ¡Ja! ¿Os daña? Pues bienvenido seáis a la función, que nada hay más terapéutico que el dolor. ¡Huid, cobarde, mentid a vuestras vísceras, que antes se tropieza el embustero que el ciego!